COMENTARIOS

Andrea Serna se viste de moda con identidad

Por Juliana Villegas Arias

Andrea Serna se viste de moda  con identidad

La presentadora, habla de la estrecha relación que existe hoy entre moda y técnicas ancestrales, su incursión en el diseño de ropa exterior femenina y el momento de vida por el cual atraviesa.

Desde que decidió salir del corre corre de las grabaciones diarias a las que se veía enfrentada como presentadora de la sección de entretenimiento de Noticias RCN y aceptar solo programas de gran formato (Factor X, Factor Xs, El jugador, Se busca intérprete, Protagonistas de nuestra tele, Misión impacto y The Wall), Andrea Serna ha tenido tiempo para aprender nuevos talentos, como el diseño de zapatos y ropa. Por supuesto que también ayudó que a lo largo de su carrera en la pantalla chica hubiera desarrollado una especial sensibilidad por la moda, por eso las marcas la adoran.

Sus relaciones con algunas de ellas han sido de largo aliento y han evolucionado con el tiempo. Es el caso de la firma de calzado Bata y la etiqueta de ropa infantil Baby Fresh, con las que se inició como embajadora. “Hoy, además de ser imagen de ambas, estoy vinculada con el equipo creativo en la realización de colecciones”, cuenta.

Con la primera materializa tres colecciones al año de la mano del diseñador italiano Francesco Celin. “Él viene a Colombia, nos reunimos, y luego cada quien empieza a gestar las primeras ideas; después, a larga distancia, se aprueban o se descartan algunas cosas. Nos volvemos a ver cuando ya tiene las muestras (que trabaja en Italia), se hacen correcciones y se manda lo definitivo a producción. En Baby Fresh diseño con ayuda del equipo creativo establecido en Medellín y el proceso es el mismo”.

Aprendiz de diseño

La presentadora también ha tenido un estrecho y nutrido vínculo con la marca española de joyas y carteras Tous, de la que es embajadora para Colombia, y hace poco fue fichada por PatPrimo para que creara una colección cápsula. “Es la primera vez que me meto a hacer ropa exterior femenina. Cuando ellos me invitaron a realizar este ejercicio llevé una idea inicial, a propósito del aniversario número 60 de la marca. La colección está inspirada en la época en que nació la compañía: la década de los setenta”.

Se llama PAT57/Denim by Andrea Serna y es una línea de jeans y prendas complementarias. La primera referencia que surgió de esta alianza fueron unos pantalones bota campana de talle alto. “Esta prenda decidió el camino que íbamos a tomar: nos enfocamos en el tema del denim y definimos cuatro siluetas de jeans que forman parte de mi clóset y que uso con mucha frecuencia: pitillo, mom, clásicos regulares y bota campana; todos con un aire retro. Por supuesto, también se definió hacer unas piezas para acompañarlos, esenciales como camisetas de algodón. En total son 16”.

El camino en el mundo del diseño apenas empieza para ella. Por eso, aunque ha pensado en crear una marca de moda con su nombre, cree que aún falta trecho. “Estos son unos primeros pasos importantes, porque estando vinculada a las marcas puedo aprender bastante de la experiencia. No sé si eso suceda en un mediano plazo... Tal vez. Sí lo he pensado, pero no sé si es oportuno ya, porque aún tengo mucho que aprender antes de embarcarme en un emprendimiento sola”. El otro año viene una colaboración con una marca de joyas, pero es algo de lo que aún no puede hablar.

Amor por la moda

Larga y prolífica ha sido también su relación con el mundo de la moda nacional. No solo les ha seguido los pasos a los creadores colombianos desde sus tiempos de presentadora de entretenimiento, además los lleva en su día a día y su estilo es ampliamente seguido en Instagram.

“Estamos en un momento maravilloso, en una explosión de creatividad de nuestros diseñadores. De unos años para acá, no sé si por efecto de las redes sociales o por una suma de factores, como el buen momento que están viviendo algunos nombres del diseño nacional que a su vez arrastran a los más nuevos, nos encontramos en una coyuntura única. Hemos logrado, a través de lo que hacen en el exterior diseñadores como Silvia Tcherassi, Johanna Ortiz, Leal Daccarett y muchos más, que lo que suceda en Colombia genere tendencias. Ya no solo nos alimentamos de lo que viene de afuera, sino que estas salen de acá, lo cual es dificilísimo e irrepetible”.

Está sucediendo ahora, dice, y los principales beneficiados son los creadores. “Siento que esto les ha servido de impulso, de inspiración y motor para hacer cosas divertidas y diferentes, no convencionales. A raíz de toda esa explosión de Colombia en el mundo, han perdido el miedo a lanzarse, a proponer; es un instante único”.

Respeto por la artesanía

¿Pero qué es lo que está cautivando al mundo de la moda nacional? “Colombia, y lo latino en general, está en el territorio del color y de lo hecho a mano, que es lo que la gente tanto agradece en el mundo hoy. Es una tendencia y lo que nos hace diferentes. Eso se logra porque estamos en una tierra como esta, en la que las siluetas son sexys y femeninas, y tienen mucho color”. Otro de los elementos que ella considera únicos de nuestra identidad en el diseño es lo artesanal. “Empezó hace unos años con Silvia Tcherassi y sus mochilas wayuu intervenidas y ha tenido una trascendencia y un impacto inmensos. Es tendencia”.

La gran variedad y la riqueza cultural que ofrece este territorio en términos artesanales es, para Andrea, una de nuestras grandes virtudes. “Que no haya una sola referencia o pieza que defina nuestra artesanía y que cada región del país ofrezca diferentes técnicas y materiales les da a nuestros creadores una fuente inagotable de inspiración”.

Ama las mochilas, tanto las nacidas de las manos de nuestros artesanos como las intervenidas por diseñadores nacionales, y las lleva cuando quiere darles un acento colombiano a sus atuendos. También le guarda especial cariño a las prendas de la marca SOY, de los diseñadores Diego Guarnizo y María Luisa Ortiz, pues sabe que provienen de un juicioso y muy respetuoso trabajo de investigación que han realizado con las comunidades artesanas del país mucho antes de que la relación entre moda y artesanía estuviera en el mainstream.

Todas estas experiencias y relaciones han alimentado sus dimensiones profesional y personal. “Ha sido un momento de mucho aprendizaje. Desde lo personal porque soy madre de una niña de 4 años y la maternidad me ha hecho descubrir en este tiempo diferentes cosas de mí. Y cuando me voy al plano laboral, los cambios (el diseño y ser embajadora de diversas marcas) también han venido justo desde que Emilia llegó a mi vida. Ha sido una época de gran transformación”.

¿Ha alcanzado todo lo que quería profesionalmente? “Sí, he hecho mucho de lo que había soñado y de lo que pensé que nunca iba a suceder. Vivo muy agradecida por ello”, confiesa. Eso no significa que no piense en nuevos proyectos y emprendimientos. “Tal vez sí hay asuntos pendientes, pero la verdad he perdido la ansiedad de querer hacer todo”. ¿Su sueño? Participar en algunos formatos que tengan eco latinoamericano o en el mercado de habla hispana. “Creo que puede suceder más pronto que tarde. Además, quiero seguir explorando el tema del diseño. Pero también es bueno dejarse sorprender en el camino”..

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.