COMENTARIOS

7 beneficios de la actividad física durante el embarazo

Fucsia.co

7 beneficios de la actividad física durante el embarazo Foto: ingimage

Muchos mitos negativos vinculan el embarazo con la actividad física. Pero, contrario a lo que se cree, el ejercicio localizado durante esta etapa es una forma de mantenerse saludable y en forma.

“Un estilo de vida saludable acompañado de la alimentación correcta y una actividad física especialmente diseñada para la futura mamá, garantizarán que disfrute al máximo esta experiencia de vida”, asegura el médico estético Hugo Javier González.

Según cuenta, la actividad física disminuye los dolores lumbares, fortalece los músculos y estimula la circulación sanguínea, permitiendo una mejor oxigenación para el cuerpo de la madre y de su bebé.
 
“Una mujer embarazada puede iniciar un programa de ejercicios con previa autorización médica y a partir del tercer mes de gestación", señala María Mezzatesta, directora de Figurella Colombia y experta en temas de salud.

Mezzatesta expone siete beneficios de la actividad física durante la gestación:

1. La actividad física activa la circulación sanguínea y linfática a nivel del abdomen. Esto mejorará el metabolismo del bebé y le brindará una sensación placentera al recibir mayor oxigenación. Sus sentidos, particularmente los cerebrales, funcionarán mucho mejor.

2. Durante el ejercicio se liberan endorfinas, más conocidas como las “hormonas de la felicidad”, que generan una sensación de bienestar a la futura madre y facilita el acondicionamiento de su cuerpo para el parto.

3. Evita la celulitis causada por la disminución de la circulación y por cambios hormonales y fisiológicos, que se producen durante los nueve meses.

4. Elimina las toxinas y grasas superfluas. Con la práctica diaria de ejercicio, la madre quemará calorías y eliminará las toxinas del organismo, lo que le evitará tener cambios drásticos de peso.

5. Tonifica y fortalece los músculos. Los músculos del cuerpo, incluso, los del canal vaginal, se fortalecerán para permitir a la madre un parto seguro y más fácil.

6. Mejora la autoestima. El ejercicio es un potente reforzador de la autoestima y más aún cuando se trata de una etapa caracterizada por los cambios físicos abruptos.

7. En contraste con un embarazo sedentario, las madres que practican actividad física evitan la aparición de várices y estrías. Además, los dolores de espalda, el desaliento y los calambres no serán problema.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.