COMENTARIOS

Cómo trabajar desde la casa y no morir en el intento

Fucsia.co

Cómo trabajar desde la casa y no morir en el intento Consejos para trabajar desde la casa. (Foto vía Getty)

Más independencia, un mayor equilibrio entre la vida laboral y personal y flexibilidad de horarios son algunos de los principales atractivos.

La popularidad de trabajar desde la casa ha ido extendiéndose en los últimos años. Inicialmente fue considerado como la fórmula perfecta para lograr la conciliación entre la vida laboral y la personal, y aunque la aparición del concepto corresponde a finales de los años ochenta y principios de los noventa, hasta ahora estamos preparados para implantar este sistema de manera integral. ¿Por qué? Gracias a la tecnología ahora podemos trasladar la oficina a cualquier lugar y con todo lo que necesitemos a un solo click de distancia.

Pero además, no es ningún misterio que trabajar desde la casa -ya sea en tu propio emprendimiento o a modo de teletrabajo- te brinda una libertad que francamente es más difícil de conseguir en un entorno laboral tradicional. Desafortunadamente, es esa misma libertad la que te puede jugar en contra. En la oficina la rutina y el proceso ya vienen establecidos, existe una mayor supervisión y estas obligada a llevar un ritmo concreto. Y no creas, por más sencillo que parezca, lo cierto es que hay que tener en cuenta que desarrollar la actividad profesional en la casa, tu templo sagrado del descanso, puede traer algunas complicaciones.

Así que si optas por trabajar desde tu casa, no esperes a que te pase la factura (literalmente, la de la luz, agua, gas, ¡el arriendo!) y sácale el mejor partido. Aquí te ofrecemos algunas recomendaciones para hacerlo y no morir en el intento.

Crea tu propio espacio de trabajo
Al trabajar en la casa se hace vital tener un lugar bien definido que se destine únicamente al trabajo y espacialmente esté diferenciado del resto. Contar con un escritorio ordenado, una silla cómoda, tener luz suficiente y ubicar tu nuevo puesto de trabajo lejos de la actividad diaria del hogar te ayudará a concentrarte en la tarea. Además, diferenciar –hasta físicamente- los espacios destinados al trabajo y al ocio, hará más sencillo reducir los conflictos que provoca cuando “la-tu-del-trabajo” empiece a convivir 24/7 contigo.

Ten una rutina
Aunque no tengas la obligación de levantarte temprano para ir a la oficina, desayunar de afán o salir corriendo a coger el bus, es muy importante que establezcas un horario y lo cumplas. Si bien es cierto que contarás con una mayor flexibilidad, una rutina es necesaria, pues existe el peligro de que termines estando todo el día conectada. Lo último que quieres es estar en modo off durante la jornada laboral normal y completamente activa por fuera de horario.


Cuidado con las distracciones
Es muy probable que, encontrándote en tu casa, tengas la tentación de levantarte cientos de veces de tu sitio, atender asuntos personales, ir por algo de comer o consultar constantemente tus redes sociales. Para evitarlo, compórtate como lo harías dentro de tu lugar de trabajo normal, diferenciando los momentos destinados a cada cuestión. Hay un tiempo y un lugar para todo.

Organízate
Lo bueno es que está en tus manos. Decide si prefieres hacer las tareas más complicadas primero, divide el trabajo por tareas o bloques, o planteate unos objetivos diarios. Haz lo que tengas que hacer para aprovechar mejor tu tiempo. Claro, esto dependerá de cada una de nosotras, el método que te es útil a ti a lo mejor a otra no lo sea, pero independientemente de esto, la clave de la productividad está en la organización.

No te aísles
Entre los riesgos del teletrabajo se encuentran la pérdida de contacto con los compañeros y del sentimiento de pertenencia a la empresa o a tu industria, en caso de un emprendimiento. Trabajar a cualquier hora, en cualquier lugar puede tener un efecto negativo psicológicamente para ti, y además de sentirte sola puedes sentirte como una “outsider”. Mantener la red de contactos y acudir periódicamente a la oficina o eventos relacionados pueden ayudar a evitar esas consecuencias perjudiciales.

Apps que te lo ponen más fácil
Gracias a la innovación, hoy en día contamos con una ayudita extra, mejor conocidas como aplicaciones y programas que nos ayudan a ser lo más efectivas posible. Desde las que sirven para compartir documentos (Google docs, Dropbox), tener reuniones virtuales (Hangouts, Skype, Slack), crear listas de tareas (Wunderlist, Evernote), planificar la jornada y los breaks que puedes hacer en medio (Focus Booster, Pomodoro Keeper que te ayuda a implementar la técnica de pomodoro) o incluso bloquear las aplicaciones o sitios web que supongan una distracción (Forest, StayFocusd, Cold Turkey) ya es posible así que, ¡aprovecha la tecnología!

Ya tienes las claves, ahora ponlas en práctica. 


Sigue leyendo:

-5 ejercicios de mindfulness para practicar en el trabajo

-6 Pasos para dejar de procrastinar y ser productiva

-5 consejos para reinventarte en el ámbito profesional

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.