COMENTARIOS

5 ejercicios de mindfulness para practicar en el trabajo

Fucsia.co

5 ejercicios de mindfulness para practicar en el trabajo Mindfulness, ejercicios para practicar en el trabajo. (Foto vía Getty)

Trucos para lograr estar más presente en tu trabajo, para reducir el estrés e incluso volver a conectarte contigo misma.

Aunque el mindfulness se ha convertido casi en una palabra de moda, existe una razón que explica su auge. Esta antigua práctica budista es más de lo que parece a simple vista y cada vez son más las que descubren sus beneficios. Estudios recientes han demostrado que incluir ejercicios de mindfulness en la rutina diaria detiene la producción de la hormona cortisona y reduce las sensaciones de ansiedad y fatiga.

La conciencia de la respiración, la práctica de meditación o los movimientos corporales conscientes, permiten calmar la mente y experimentar mayor bienestar psicológico en cualquier situación. Por lo tanto, probar algunas de estas técnicas durante el día puede ayudar a lograr un mejor equilibrio entre el trabajo y la vida personal. ¿Cómo? Ya que no se necesitan herramientas especiales para llevar a cabo estos ejercicios es muy sencillo, y de hecho puedes hacerlos mientras trabajas, sentada en tu escritorio. A continuación te mostramos cinco actividades rápidas de mindfulness que puedes incorporar a tu vida cotidiana.

1. Un minuto de meditación
Este es un ejercicio fácil que puedes hacer en cualquier momento del día pues consiste en dedicarle toda nuestra atención a la respiración durante un minuto. Abre los ojos, respira con el estómago, inhala por la nariz y expira por la boca. Céntrate en el sonido y el ritmo de la respiración ayuda a restaurar la mente y conseguir mayor claridad. Puedes realizar este ejercicio las veces que quieras.

Foto vía Getty.

O si prefieres, cuenta hasta diez. Este ejercicio es una sencilla variación del anterior, pero en este caso en lugar de centrarte en la respiración concéntrate en contar lentamente hasta diez, hazlo despacio, y si te distraes empieza de nuevo. En la mayoría de los casos sucede algo así: “Uno… dos… tres… tengo que comprar leche hoy. Oops, estoy pensando. Otra vez: uno...dos...tres…¿qué zapatos me puse hoy”. ¡Concentrate!, y verás como día a día te irá mejor.

2. Observación consciente
Centra toda tu atención en un objeto que tengas a tu alrededor, desde tu taza de café hasta un esfero... Pon tu atención en él. Solo obsérvalo. Ser consciente de lo que estás observando te aporta una sensación de "estar despierta". Verás cómo tu mente se libera de pensamientos y se centra en el momento presente. ¡Es algo sutil, pero poderoso! También puedes practicar este ejercicio con las orejas en lugar de los ojos. Algunas veces escuchar es mucho más potente que mirar.

3. Sal a caminar
Si es posible ya sea en tu hora del almuerzo o en un break aprovecha para caminar. ¡Con quince minutos es suficiente! Es importante hacerlo por lugares donde no haya mucho ruido, posiblmente rodeada de naturaleza y ser consciente de cada paso que das. En definitiva, se trata de pisar el freno y de disfrutar de ese instante a solas cada día. Deja el teléfono y demás dispositivos electrónicos en la oficina y usa este tiempo para concentrarte y escuchar la naturaleza que te rodea. Este es un ejercicio saludable para el cuerpo y la mente, y además te beneficias del movimiento físico y la oportunidad de respirar aire fresco.

4. Llamada a la atención
Este ejercicio consiste en centrar tu atención en la respiración cada vez que se produce una señal externa que tú elijas, puede ser cada vez que suene el teléfono de alguno de tus colegas o cada vez que alguien pase en frente tuyo. Cualquier cosa es válida. Esta técnica consigue que la señal externa que hayas elegido te obligue a enfocarte en el presente y te haga consciente de tu respiración. Otra opción es activar recordatorios: si vives en piloto automático significa que no eres plenamente consciente de las oportunidades y opciones a tu alrededor. Abre un espacio para el mindfulness en tu calendario y ten una cita contigo misma.

Foto vía Getty.

5. Olvídate del multitasking
La multitarea – o multitasking en inglés- en realidad es una rápida alternancia entre tareas, en lugar de un procesamiento simultáneo. Contrariamente a lo que algunos piensan, la multitarea es enemiga de nuestra productividad y de nuestra salud. Así que opta por agrupar las tareas en categorías y dedicate solo a eso, como por ejemplo revisa y contesta los emails sólo dos veces al día. Al finalizar, entre cada grupo de tareas puedes tomarte un break: respira y estira.

Poco a poco, puedes ir integrando otros ejercicios o actitudes para estar más conectada contigo misma. ¡Namasté!

Sigue leyendo: 

-10 pasos para arreglar tu escritorio y renovar la energía

-5 consejos para reinventarte en el ámbito profesional

-4 sencillos pasos para alcanzar tus metas este 2018

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.