COMENTARIOS

Esto es lo que pasa cuando tu novio no tiene instagram

Fucsia.co

Esto es lo que pasa cuando tu novio no tiene instagram

En un mundo de redes sociales y celos virtuales, mucha atención al testimonio de una novia que nos cuenta qué pasa con un novio ausente de la red egocéntrica por excelencia.

No, por bicho raro que parezca mi novio no tiene Instagram y si debo ser honesta es una absoluta bendición.

Suspiro tranquila al no tener que pensar nunca en sus “me gusta” repartidos por ahí, ni en sus comentarios en fotos y mucho menos en el mensaje que está queriendo mandar con ellos (o más bien en el mensaje que mi imaginación decida inventarse).

Duermo plácidamente con el celular bien lejos pues no siento la necesidad de revisarlo hasta que se me caigan los ojos para ver si está activo. Si la niña de la selfie a la que le dio “me gusta” es alguna de sus amigas que conozco, tal vez su prima o si más bien se trata, oh desgracia, de una desconocida a la que inmediatamente empezaré a mirar con desconfianza.

¡Ojo! ¿Ya conoces lo hábitos de las parejas infelices? Más te vale que corras a verlos aquí mismo, a ver qué tan bien parada estás.

Es increíble que en el mundo de hoy algo tan estúpido como una aplicación pueda llegar a afectar nuestra autoestima y hasta nuestra vida de pareja de una forma tan macabra.

Un simple corazón rojo puede convertirse en un drama de proporciones bíblicas con vetos o ultimatums. En un tonto clic vemos un coqueteo de frente y asumimos que algo están escondiendo.

¿A qué horas nos convertimos en esto?

Obvio, el problema es nuestro y de nuestras inseguridades, no de Instagram, Facebook, Snapchat o lo que sea que se use ahora que aún no conozco y mi novio, menos.

Nada le gana a una confianza bien construída y a una solidez real fuera de cámaras que no necesitamos exponer.

Pero, sin decirnos mentiras, la sobre exposición de cuanta mamacita anda suelta por la vida no hace las cosas más fáciles (y aquí pongo mi emoticón de la vergüenza).

Si esto te suena interesante y te identificas, quizás querrás conocer estos errores fatales que cometen las parejas en redes sociales.  Para que la virtualidad no le gane al amor.

Sobre mis antiguos novios que eran adictos al instagram casi tanto como yo, puedo decir que también ha sido un alivio dejar la costumbre de armar teatros y escenarios para que tomaran fotos conmigo como protagonista y obligarlos a ponerla tal cual yo la queria: con el filtro escogido por mí y un texto haciendo alusión a nuestra vida perfecta. ¡Qué alivio! Una mentira menos.

Ahora, me dedico más a guardar las cosas buenas y los momentos increíbles entre ambos en mi cabeza, no en internet y siento la liberación más absoluta sabiendo que nadie, sino nosotros dos le conocimos el filtro y el hashtag a esos momentos.

Pero eso sí, mientras no termine de convertirme en una mujer madura, absolutamente segura de mi misma e inmune a las tentaciones digitales del mundo: mi amor, de por Dios, ¡no abras nunca Instagram!

Si te gustan este tipo de testimonios, no te puedes perder el manifiesto de nuestras editoras sobre "La cosas que aprendemos al llegar a los 30" y también a los 40. Porque cada edad trae lo suyo y estamos seguras que te sentirás identificada.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.