COMENTARIOS

Usé por primera vez la copa menstrual y esto fue lo que pasó

Maria José Marroquin

Usé por primera vez la copa menstrual y esto fue lo que pasó Fotos: 123fr

"¡Auxilio, no sale! Pero ahhh que bien se siente...". Toda la experiencia real de la copa menstrual contada por una novata. A ver quién se anima.

Para las mujeres alrededor de los 30, la copa es un implemento relativamente nuevo y bastante sorprendente. Si para nosotras los tampones ya eran innovadores y casi transgresores, ni hablar de este objeto extraño, de un tamaño sospechoso y del que resulta muy fácil desconfiar.

No tengo muy claro en qué momento se empezó a volver una tendencia o una moda, lo que sí sé es que en los años 30 un actriz norteamericana patentó esta campanita hecha de caucho y látex pensada para que la mujer tuviera mayor comodidad durante sus periodos encontrándose con un enorme muro por cuenta del monopolio de las toallas higiénicas. Es decir, de nueva pocón pocón.

Después de empezar a oír de su existencia y de sus beneficios a través de varias personas, medios y chismes sentí curiosidad y decidí informarme un poco mejor e intentarlo.

Si este tipo de testimonios te gustan, intenta leer "Las cosas que aprendemos al llegar a los 30" Apostamos a que te sientes identificada.

Compré la mía y con escepticismo y un poco de impresión abrí la caja y saqué mi copa. La miré, la re- miré, la toqué, la espiché, la voltée, me la imaginé dentro de mi cuerpo y me siguió pareciendo una extraña total.

¿Sabías que ya existe un dispositivo para tener sexo tranquilamente durante tu período? Aquí te lo mostramos para ver si te le mides.

Ahí se quedó, sola y olvidada un buen par de días hasta que llegó el momento decisivo de conocernos de verdad verdad. ¡Era ahora o nunca!

Me leí de principio a fin las instrucciones tratando de poner especial atención a los dibujos. ¡Qué diferentes nos vemos por dentro, Dios! Cuando terminé de leer respiré profundo y me aventé.

La teoría parecía sencilla, la práctica… no tanto.

¿Que diablos significa doblar la copa en forma de S o de U? ¿No les queda más fácil decir que debe doblarse por la mitad?

Toda la vida he sido del equipo Tampón, así que no era una cuestión de impresión el pensar en introducir la copa, era más una cuestión de método. Ya entraré en detalles para las que quieran, por el momento sigamos con la experiencia.

Después de luchar conmigo misma y de una par de intentos fallidos creí que lo había logrado, estaba adentro. Créanme, la primera vez uno no tiene muy claro si lo hizo bien o no. Como muchas cosas en la vida se trata de prueba y error y de algo de práctica. Caminé y di vueltas por la casa, salté y levanté las piernas… todo parecía en orden así que me sentí con la suficiente confianza de salir a la calle acompañada de mi nueva amiga. 

¿Qué pasó?

Absolutamente nada. Comodidad total al punto que me tocaba recordarme a mí misma que tenía una extraña viviendo en mi cuerpo. Lo único que sí noté fue una sensación de querer hacer pipí más seguido, pero de resto un día como cualquier otro.

Lastimosamente no hay felicidad completa y la verdadera tortura llegó al momento de sacarla. No es fácil, tienen su ciencia y las explicaciones de las instrucciones se quedan un poco cortas a la hora de explicar el momento de la extracción.

No lograba sacarla, me iba dando un patatús y llegué a extrañar mucho la cuerdita del tampón. Me imaginé teniendo que ir al hospital y pasar por la vergüenza de que me dieran una mano (literalmente) allá.

Después de mil intentos y cuando ya la iba perdiendo volví a respirar profundo, a leer las instrucciones y a dejar que el cuerpo hiciera lo suyo. Salió, ¡aleluya! y entonces también hubo una primera vez. La primera vez de enfrentarse a su propio período, a su sangre, a aquello que nos pasa mes tras mes pero nunca miramos a la cara.

Hablando de períodos, ¿sabías que ya está comprobado que el cólico es comparable al dolor de un ataque al corazón? Deja que te contemos todo aquí, para que nadie te vuelva a llamar "exagerada".

Aunque puede sonar un poco impresionante, en verdad  es más una tara que cualquier otra cosa. Hace parte de nosotras, es la esencia misma de la vida y no tiene por qué ser un tabú. Además, desde el punto de vista de la salud, es una buena forma de saber si todo está en orden alla adentro y de detectar anormalidades.

Yo suspiré aliviada y decidí que le iba a dar el chance todo el resto de los días de regla que me faltaban y, aparte de un día que me la puse mal y por eso sentí dolor y molestia, todo fluyó divinamente. Mi montada diaria en bicicleta fue como cualquier otra y a los pocos días ya le tenía el tiro más que cogido.

Desde entonces vivo feliz y dichosa con mi copita, amo no tener que pensar mes a mes si tengo tampones o no, lo caros que son y el nivel de desperdicio ambiental que generan. Hasta la sacada es ya mecánica. En pocas palabras, ya no vuelvo atrás.

Por si te interesa, la ciencia ya inventó un chocolate que además de delicioso quita los dolores menstruales. ¿No crees que sea posible? Aquí te lo mostramos.


Hablando con algunas colegas, he visto que para muchas es un NO rotundo. Dicen que nunca se atreverían aprobarla y que les causa mucha impresión. Por eso, si después de leer esto alguna por ahí se siente medianamente tentada, aquí les dejo un par de consejos claves para que todo fluya mucho mejor. Les juro, no es tan grave como parece.

Primer consejo: Domínela

Pierdale el miedo, toquela, siéntala, dóblela y redoblela hasta que parezca un elemento familiar, una extensión de su cuerpo. A medida que se vuelve una conocida se nos hará más fácil darle la bienvenida. Una vez que la tenga dominada en toda su elasticidad y tenga claras todas sus posibilidades puede pensar en el segundo paso, es decir introducirla.

Segundo consejo: No lo haga de afán.

Tómese el tiempo, con calma, todo hay que tantearlo (literalmente). El secreto está en encontrar la posición en la que nos sentimos más cómodas, ya sea paradas con una pierna levantada, sentadas en el inodoro o acurrucadas. También hay que tomarse el tiempo para averiguar en la práctica propia y cuál es el método de introducción que más se nos facilita. Como mejor se sienta es como mejor le funcionará.

Tercer consejo: Asegúrese de que está bien puesta

No debería sentir nada de nada, ni roce, ni fricción y mucho menos dolor. Si hay algo que se siente extraño es porque probablemente quedó mal puesta y eso puede significar un día de perros. No se rinda a la primera vez  porque no es fácil, pero vale la pena.

Cuarto consejo: Mucho cuidado con la limpieza

Clave. La higiene aquí no es opcional. Hay que lavarse muy bien las manos antes de empezar el proceso y la copa hay que lavarla siempre, con mucho cuidado y con  los elementos apropiados. No es dispendioso en lo absoluta y hace toda la diferencia.

Quinto Consejo: Piérdale el miedo a su cuepro y a su sangre

No solo con respecto a la copa, en general es hora de liberarnos de tabúes y de empezar a conocernos. Aunque suene a cliché, es nuestro templo y así debemos concebirlo, enfrentarlo y amarlo. 

Para saber todo sobre la copa y más, aquí les dejamos el especial sobre la desmitificación de la copa.

Para las que quieran, este video de una copa que además recolecta información sobre el volumen y el color del flujo en una aplicación, puede ser de ayuda sin ser demasiado grafico.

Y si aún tienen dudas, este artículo de la Revista Semana les dará un par de luces extra para volverse expertas en el tema.
.............................................................................................................................................................................................................................................

 Maria José Marroquín, Editora Fucsia.co   




Antropóloga y periodista de viajes, experta 
en estilo de vida y lujo digital. 
Nacida y criada en Bogotá, retoques finales
entre París, Berlín y Barcelona.
Su lugar: las montañas.
Su debilidad: los libros.
Su sinónimo de bienestar: una taza de té verde.
Instagram: @Mightyjosephine



Foto: Ana Lorenzana

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.