COMENTARIOS

Mitos y verdades de las supuestas dietas sanas

Fucsia.co

Mitos y verdades de las supuestas dietas sanas Foto: Pinterest

Porque una vida sana no debería ser por moda sino un estilo de vida

"No vuelvo a comer harinas", "durante unas semanas solo voy a comer fruta", "ay, si voy al gimnasio esto no cuenta". Seguro que más de una vez le has oído (o dicho) alguna de estas frases a la que está dispuesta a comprometerse al máximo con una vida más sana a cambio de conseguir un físico inmejorable y la juventud eterna.

Sin embargo, ese anhelo por encontrar la dieta sana definitiva –una que sea, tan efectiva como saludable y sencilla- conduce a veces a cometer errores por andar probando fórmulas de alimentación que al final juegan en contra de la salud, ¡y también en contra de la báscula! Lo cierto es que aunque estemos dispuestas a sacrificarnos y esforzarnos al máximo es fácil caer en estos errores por seguir las tendencias. Y como una vida sana no debería ser una moda, sino un estilo de vida, consultamos con los expertos sobre los mitos y verdades de las dietas engañosas que son perjudiciales para la salud.

Basar la dieta en productos light

Los productos light o bajos en calorías que tan de moda se han puesto en la última década dicen ser saludables e incluso beneficiosos. Sin embargo, cuando consumimos este tipo de productos nos vemos despojados de la culpa de ingerir muchas calorías (cuando en realidad solo tienen un 33% menos de aporte calórico) y nos entregamos a ellos sin tener en cuenta estos factores, pensando que no engordan. 

Descubre cómo nos engañan con la comida light. 

La dieta de lunes a viernes

Según los expertos, restringir lo que comes de lunes a viernes y darte vía libre los fines de semana es sabotear esos hábitos saludables que se supone que deberías estar interiorizando. Por no mencionar que durante esos dos días puedes terminar sumando los gramos que en teoría habías bajando y sumando unos cuántos más. Ups.

Pensar que el ejercicio te da derecho a comer mal

Sí, hacer ejercicio es fundamental para perder peso, pero no quiere decir que te puedas comer ese donut a la salida del gimnasio o pedir la pizza tamaño familiar para ti sola. Así que aunque los expertos hacen especial hincapié en la relevancia de hacer ejercicio para adelgazar, no quiere decir que sea más importante que la dieta. Pero ¡ojo! eso tampoco quiere decir que puedes pasarte la tarde en el sofá si almuerzas una ensalada.

Mejor revisa las 7 claves para dejar de ser sedentaria y empezar a ser activa. 

Restringir las cantidades de los alimentos

Los expertos aseguran que si reducimos la cantidad de alimentos que consumimos podemos terminar fracasando en nuestro objetivo final: vernos bien por dentro y por fuera. ¿La razón? En el momento en que nos privamos de comer, nuestro organismo se rebela y entra en modo supervivencia. Es decir, te hará sentir más hambre para compensar las carencias y en vez de quemar calorías las conserva en caso de que vuelva a producirse una restricción. Es decir, la jugada se te vuelve en contra.

¿Eres de las que ayuna? Descubre si realmente saltárse esta comida engorda, o no. 

Eliminar las harinas

Según los nutricionistas cortar de raíz con hidratos de carbono y sustituirlos por proteína y verdura es una estrategia muy popular pero que normalmente termina mal. Tras unos días, los niveles de azúcar en la sangre bajan, lo que suele provocar más ansiedad y claro, más ¡ganas de comer! Eso explica por qué mueres de ganas de comer unas papas, una tajada de pan, una pizza o una pasta. En resumen: las harinas en una dieta balanceada no te hacen ganar peso, pasar hambre y embutirse lo que te encuentres después, sí.

La dieta de los jugos

Según el entrenador Justin Gelband –responsable de los cuerpos gloriosos de Candice Swanepoel, Irina Shayk, Martha Hunt o Karlie Kloss- afirma que el “juicing”, la popular dieta que a menudo se sigue para perder peso no solo NO consigue este objetivo, sino que incluso te puede engordar. Es decir, si estás en un retiro de yoga en Bali, estás meditando y quieres beber jugos porque no quieres alimentos pesados en tu cuerpo, está bien. Sin embargo, cuando la meta es perder peso, no es la dieta adecuada.

Por todo esto es tan importante ponerse en manos de un nutricionista cuando se busca un nuevo régimen, especialmente si es para adelgazar: porque la dieta universal no existe, y las creencias populares –mejor solo tomo jugos, o sólo como tal fruta, o prácticamente dejo de comer, por ejemplo- pueden llevar al peor error.

Entre tanto, te interesará leer:

-Pros y Contras de 5 tipos de dietas

-La dietas libres de gluten ¿moda propiciada por las celebridades?

-Tips para evitar el efecto rebote en las dietas

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.