Personajes

“El sexo es un arma de revolución masiva”: Noemí Casquet

Lorena Mahecha S., 7/4/2022

La periodista, escritora especializada en divulgación sexual e investigadora sobre sexualidad ancestral, lanzó su más reciente libro «Cuerpos» de la editorial Penguin Random House.

Noemí Casquet, escritora y especialista en sexualidad
Noemí Casquet, escritora y especialista en sexualidad - Foto: AnaManez

¿Qué hacer cuando se cansa la lengua durante el sexo oral?,¿qué es el swinging?,¿tener o no tener sexo durante la menstruación? Noemí Casquet se ha encargado de responder a estas y más preguntas como parte de un propósito vital y personal enfocado en liberar la sexualidad en todos los niveles.

La periodista española se ha dedicado desde hace 12 años a investigar, difundir y a educar sobre el sexo. A través de sus redes sociales, las cuales suman más de 4 millones de seguidores, ha iniciado su propia revolución sexual. Su disruptiva forma de abordar temas como la masturbación, las zonas erógenas del cuerpo, el sexo anal e incluso el uso de productos a base de cannabis durante las practicas sexuales, la han convertido en una de las voces más influyentes sobre estos temas en Europa.

Pero la presentación de Noemí no termina ahí; actualmente, dirige el programa de televisión “Llámalo X”; es directora de Santa Mandanga, una plataforma de educación sexual y afectiva explícita y, además, es autora de varios libros, que suman más de 160 000 copias vendidas, entre ellos: Mala mujer (Lunwerg) y Zorras, Malas y Libres (Ediciones B).

A propósito de la publicación de su más reciente libro Cuerpos, de la editorial Penguin Random House, Fucsia conversó con la escritora.

¿Cómo ha sido el proceso de educar sobre sexo a través de redes sociales?

“Recibo muchas críticas. Me han dicho zorra, puta, guarra. Desgraciadamente hablemos o no de sexo las mujeres siempre recibiremos muchas críticas. Tengo muchos detractores en el sector de la sexología, porque al final la divulgación siempre ha estado del lado del sector sexológico y cuando aparece una persona que no es sexóloga, pero que es periodista e investigadora y que se dedica a la divulgación sobre sexualidad, pues empieza a fastidiarles el panorama”.

”Llevo más de 12 años divulgando sobre sexualidad, exclusivamente dedicada a este tema y es muy difícil. No me permiten tantos espacios en los medios de comunicación como al resto de compañeros. Tengo que trabajar el triple, porque el sexo es algo que está muy censurado y restringido y que todavía por más que sintamos que tenemos una mente abierta, no la tenemos súper abierta”.

¿De qué se trata Santa Mandanga?

“Santa Mandanga es justo un proyecto que confunde con Roberto Garcés y es una plataforma de educación sexo afectiva explícita. Es decir que si hablamos de cómo comerte una polla o un coño, pues habrá una polla y un coño real. Lo hacemos paso a paso y de forma educativa como lo hago en redes sociales pero con genitales reales. Estamos pensando en ir cambiando a un modelo basado en cursos asequibles para todos”.

¿Qué es la sexualidad ancestral?

“La sexualidad ancestral para mí es una sexualidad milenaria. Hay grandes escritos de varias culturas y regiones a lo largo de la historia. Podemos considerar sexualidad ancestral, por ejemplo, al tantrismo, al taoísmo o el kunyaza. Aquí también entra el Kama-sutra, que no son sólo posturas sexuales, realmente el Kama-sutra es una guía para mantener relaciones sexuales mucho más profundas, espirituales y placenteras para todos los géneros“.

¿Por qué a las mujeres nos atacan tanto con la sexualidad?

“Me parece algo hipócrita que de repente seamos damas en la calle y putas en la cama. Este es el gran mito de por qué no podemos ser putas también en la calle y damas en todo sitio. Por qué tenemos que ser algo que nos instauran a ser y a los hombres no se les dice nada de esto, por qué a nosotras sí. Por qué de repente tenemos que ser recatadas y actuar como si no nos gustase el sexo o como si no hubiésemos tenido una vida sexual activa antes de estar con otro hombre simplemente para preservar un ego frágil y una masculinidad completamente tóxica. Creo que llevamos sosteniendo durante mucho tiempo estos prejuicios y estas etiquetas como para no ser capaces de romper con ellas. El gran reto es encontrar una identidad propia y cuando la encuentras te aferras a ella y no la dejas escapar por absolutamente nada en el mundo y muchísimo menos por un sistema que nos está oprimiendo”.

¿El sexo es un arma de revolución masiva?

“El sexo es una herramienta de liberación, porque no hay nada más revolucionario que ser una misma y actuar con base en tus valores y tus ideales, obviamente, con respeto siempre hacía el mundo que nos rodea, esto es un básico, pero fiel a ti misma. Creo que esa es una de la cuestiones básicas, que si te apetece follar 30 veces al mes, pues me parece perfecto, no eres ni más ni menos que una persona que no le apetezca follar nunca“.

“El sexo, sin duda, es una herramienta política, porque ha estado totalmente manipulado y controlado por instituciones políticas, económicas, religiosas y por la idea de la familia. Por eso, es importante entender de dónde nace ese mito del querer ser putas o del querer ser damas, la cuestión de querer ser vistas por el ojo masculino y el reconocimiento masculino. Porque a nosotras se nos educa para ser elegidas por un hombre, pero no se nos educa para valernos por nosotras mismas, no se nos educa para ser poderosas, no se nos educa para ser empresarias, no se nos educa para ser básicamente exitosas y romper con ese techo de cristal que nos está oprimiendo también”.

¿El placer es feminista?

“Sin duda, el placer es feminista, pero tampoco le categorizo en ese sentido, porque siento que el placer es libre de etiquetas. Creo que es importante hacernos con ese placer y con ese amor y dejar de perpetuar las prácticas machistas. El placer por sí mismo no se puede identificar con ninguna etiqueta, pero la aplicación de ese placer sí que puede tener una base feminista. Es como el amor, el amor no se puede identificar con ningún movimiento social, pero la aplicación del mismo puede ser feminista y debe ser feminista obviamente“.

Hablemos de tu más reciente libro Cuerpos y de su protagonista, ¿qué encontramos en el libro?

“Ruth es una mujer que acaba de cumplir 30 años y que está en crisis. Ella es actriz, se ha formado como actriz, pero la idea de que se convirtiera en protagonista de la nueva serie de moda nunca llega y eso poco a poco la sumerge en mucho dolor, depresión y en una falta de identidad, hasta que recibe una mala noticia, un golpe muy duro y termina por palear ese dolor convirtiéndose en otras personas y en otros cuerpos a través de pelucas”.

“Cuerpos es un historia sobre la pérdida de identidad, sobre cuantas veces nos hemos inventado un nombre falso cuando salimos por la noche o cuantas veces también hemos fingido ser otras personas o hemos perdido nuestras propia esencia e identidad”.

¿Qué tanto hay de Noemí en Cuerpos?

“Yo creo que todos los escritores y escritoras parten sus obras desde sus propios universos. Por eso, para mí siempre ha sido tan importante que no se diferencie la obra del autor, ya sea una obra artística literaria o musical. Cuerpos no es un libro fácil, es un libro que aborda una parte oscura del ser humano, habla de la muerte, de las enfermedades, habla también del sexo por consumo. Trata una parte muy desagradable, pero necesaria para poder transitar la incomodidad”.

SexoRevoluciónSexualidad femeninasexualidad