COMENTARIOS

El poder de lo oculto El poder de lo oculto

La serie televisiva que se convirtió en un fenómeno por sus intrigantes historias del más allá, Archivos–X, vuelve al cine.

 
Por Amira Abultaif Kadamani

Funcionarios del estado que conspiran para evitar revelar las evidencias de vida extraterrestre, cadáveres abducidos por aliens, criaturas mutantes, un hombre que crea una vacuna para inmunizar a los mortales contra el virus alienígena, personas desparecidas de la faz de la Tierra y un asesino en serie con tendencias necrófilas. Estas son, entre muchas, las perturbadoras historias de suspenso, drama, horror y acción que protagonizan un sicólogo educado en Oxford, Fox Mulder (encarnado por David Duchovny), y una doctora especialista en ciencia forense, Dana Scully (interpretada por Guillian Anderson). Ambos agentes del FBI, tienen la misión de resolver enigmáticos casos, pero en el proceso ponen en aprietos a una organización secreta dentro del gobierno de Estados Unidos llamada Sindicato.

Pese a sus divergencias sobre la vida, la muerte y el más allá, conforman un equipo investigador dinámico, complejo y fascinante que busca incesantemente hallar respuestas veraces a sus propias visiones, pero sus intentos siempre dejan una gran estela de dudas y misterios. Él es un creyente de los extraterrestres y la actividad paranormal, reconocido por su capacidad de identificar los perfiles criminales; ella, una científica muy racional y escéptica de los enigmas y todo aquello que no tenga una explicación lógica, eso que algunos llaman Archivos–X.

La serie, creada por Chris Carter, surgió en 1993, y al inicio de la segunda temporada —de nueve emitidas en total— fue un hit de audiencia hasta terminar convertido en un icono de la ciencia ficción (con todo tipo de merchandising como videojuegos, camisetas, muñecos, y demás), sus fieles seguidores estaban por todo el mundo. Hasta su culminación, en mayo del 2002, el programa fue uno de los más exitosos de la cadena Fox, recibió múltiples premios como el Golden Globe a Mejor Serie de Televisión en 1995, 1997 y 1998, y tanto Duchovny como Anderson quedaron acuñados definitivamente, en su trayectoria profesional, por sus personajes.

Aprovechando la popularidad del programa, Carter y sus socios produjeron en 1998 la cinta The X–Files: Fight the Future, que fue un éxito de taquilla al recaudar cerca de 190 millones de dólares en todo el mundo. Después de una década, la saga regresa al cine bajo el título The X–Files: I Want to Believe.

A sus 47 años, Duchovny, uno de los protagonistas le consedio a la Revista Fucsia una entrevista, acá está:

¿Se sintió extraño al interpretar de nuevo al agente Mulder?

Al principio fue difícil. Tenía cierto temor por el filme y me preguntaba si me vería completamente diferente. Este es el viejo Mulder, a diferencia del joven, que era inocente y realmente creía que podía resolver todos los misterios y ganar todas las batallas. Creo que después de nueve años que duró la serie y tras haber perdido cada una de las batallas, algo cambió en él física y sicológicamente. Como actor quería explorar esos cambios en la película.


¿Podría definir cómo Mulder ha crecido y ha cambiado? ¿Se volvió más cínico con los años?

No se tornó más cínico, sino esencialmente más heroico. Su heroísmo radica en que no se rinde, quiere develar la verdad y desenmascarar las mentiras, pero se siente un poco más fatigado. En términos del personaje, eso me parece interesante. Él es 15 años más viejo que la primera vez que lo vimos en pantalla y seis años mayor de la última vez que apareció. Yo quería honrar eso, no pretendía congelarlo en el tiempo. Evidentemente, lo interpreté de manera distinta en el 2002 y en 1993 porque quería que se viera su maduración. Y de lo que se trata esta nueva cinta es de redescubrir la energía que él tenía al inicio. Por eso, pienso que al final de la película Mulder se asemeja más al agente que fue en sus orígenes, sin que se vea como una caricatura, que es lo que suele pasar con algunos personajes como Bond.


¿Tuvo que ejercitarse mucho para hacer este papel?

Me mantengo en un buen estado físico porque hago ejercicio. Pese a ello, siempre será difícil soportar largas jornadas de grabación. Grabar una película es como internarse en una misión.


¿Qué tan rigurosa fue la filmación en exteriores, en medio de un frío inclemente?

Fue muy riguroso… rigor mortis. Grabamos mucho en la nieve, que en la pantalla se ve muy bonita, pero no se siente para nada bien.


¿Hay similitudes entre el actor y el personaje?

No lo sé. Como actor uno intenta decir las palabras adecuadas conforme el perfil del personaje, haciéndolo desde adentro para que se vea real. Creo que todos tenemos tantas cosas por dentro, que es sólo cuestión de abrirnos un poco y permitir que las características particulares que hacen al personaje brillen. Pero la verdad es que yo nunca me he preocupado por las cosas que el personaje hace.


¿Qué hay detrás de la química entre usted y su compañera Guillian?

Más que una atracción física, es un matrimonio de dos mentes. Para mí, una de las cosas más interesantes sobre la dinámica de la relación es que Mulder tiene más atributos tradicionalmente femeninos y Scully posee cualidades legendariamente masculinas. Eso hizo que siempre encajaran. Mulder es más intuitivo, más adivinador, se guía más por sus sentimientos, mientras que Scully es la racional, la metódica, la científica, por eso, hacen una pareja fascinante.


¿Cómo se explica el éxito de la serie con el paso de los años? Chris Carter, el director, asegura que es porque trata del más allá y aborda preguntas universales como qué es la vida. ¿Qué piensa usted?

Creo que efectivamente todos quieren saber de qué se trata la vida. Es como la búsqueda del Santo Grial. Me gusta la búsqueda de Mulder de evidencias que prueben muchas cosas como que no estamos solos en el universo, que las actividades paranormales existen y que hay vida después de la muerte. Todos estos temas los ha abordado y examinado la serie. En programas como Law&Order se resuelve un asesinato misterioso, algo que a la gente le gusta ver y le satisface. Pero sin bien en Archivos–X se resuelve un asesinato, siempre quedan abiertas aquellas preguntas existenciales.


Archivos–X trata con frecuencia el tema de la vida tras la muerte. Mulder es un creyente, pero, ¿qué piensa usted al respecto?

Yo no creo que algo pase después de que morimos. Bueno, les miento a mis hijos porque no pienso que estén en la capacidad de entender la muerte definitiva de alguien. Les hablé de ese tema cuando sus perros murieron y luego cuando mi padre lo hizo, y tienen la idea de que él está en el cielo junto con sus mascotas. Los adultos pensamos eso, lo cual en cierta forma lo hace parecer como verdad. Lo que creo es que existe vida después de la muerte, pero en esta vida.


¿Qué hay con respecto a la vida en otros planetas?

No he visto ninguna evidencia paranormal, pero tengo mis sospechas. Creo que es más sensato creer que en el mundo hay algo más allá de lo físico y que hay otras formas de vida además de la de la Tierra. Tengo un sentido intuitivo sobre estas cosas, pero a diferencia de Mulder, no tengo evidencias.


¿Cree en el destino?

No creo en el destino, sino en retrospectiva. Para mí, esa es la única forma de lidiar con algo. Uno no puede decir que algo no tenía que haber pasado. Si algo pasó fue porque tenía que pasar.


¿Le gustaría hacer más filmes sobre los Archivos–X?

Estoy muy contento y orgulloso del trabajo que hemos hecho. Si no hemos hecho otro filme y si este es el último, pues para mí está bien. Sin embargo, admito que me encantaría continuar con la saga.


¿Disfruta de la fama que le ha dejado la serie y las películas?

En este punto de mi vida la fama es algo que no puedo dejar escapar. Lo que no puedo hacer es permitir que se vuelva infame, porque no estaría contento con eso. Soy introvertido y a veces me incomoda, pero entiendo la fama y la acepto.


¿Cuál ha sido su mayor reto?

Tener una inspiración o un objetivo en la mente, un reto artístico, sin estar preocupado sobre cómo resulta la película o cómo mi interpretación es criticada y recibida por los otros. Soy un artista. Hacemos las películas para que la gente las vea y no influenciados por cosas externas.


Si quires saber más de esta película haz clic aquí
 

 

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.