COMENTARIOS

Aprende todo sobre la gimnasia pasiva

RevistaFucsia.com

Aprende todo sobre la gimnasia pasiva Pantherstock

La electroestimulación o gimnasia pasiva se ha convertido en una de las últimas novedades para reducir centímetros sin esfuerzo. Aplicada mediante electrodos, no genera molestias y asegura resultados efectivos. Conoce sus beneficios más a fondo.

¿Qué es la electroestimulación?
Es una técnica de remodelación corporal que, a través de impulsos eléctricos que producen contracciones musculares, ejerce un efecto estimulante para la movilización de los depósitos grasos en las distintas zonas del cuerpo. ¿Sus beneficios? Reafirma, tonifica y rehabilita las músculos; evita la flacidez de brazos, muslos, glúteos y piernas. También es recomendable como tratamiento posparto ya que actúa como un estímulo tónico, aumenta la consistencia y reduce la flacidez. La técnica de la electroestimulación se emplea en la rehabilitación desde mediados de la década del 70 y ha aportado importantes adelantos para trata afecciones musculares como atrofia, contracturas, trombosis y músculos paralizados, además del tratamiento del dolor.

¿Cómo funciona?
Consiste en la aplicación de corrientes que simulan el impulso eléctrico que envía el sistema nervioso al músculo para que realice la contracción. Este estímulo se realiza a través de la colocación de placas o electrodos sobre la superficie a tratar con el fin de lograr que el músculo se contraiga, como si hubiera recibido el impulso nervioso. Así, la electroestimulación actúa desde los tejidos internos del organismo hasta los extremos y tiene tres efectos fisiológicos fundamentales:
-Como gimnasia pasiva tiene un efecto tónico y trófico (al mejorar la circulación sanguínea y linfática de las zonas tratadas, facilita la nutrición de las células), aumentando su consistencia y reduciendo el grado de hipotonía o flacidez.
-Como estímulo circulatorio, profunda y la linfática. Por eso es útil para tratar edemas de origen vascular y afecciones circulatorias.
-Como activador del metabolismo, promueve los recambios nutritivos.

¿Cuáles son sus aplicaciones?
Las zonas en las que se puede trabajar son múltiples: glúteos, caderas, estómago, piernas y brazos. Y está indicada para: reafirmar los músculos, aumentar el tono y elasticidad de la piel, aumentar la masa muscular, reducir la flacidez secundaria en procesos de adelgazamiento, como coayudante en procesos de eliminación de celulitis, y como drenaje linfático facial y corporal.

¿En qué consiste una sesión?
Se colocan unos electrodos sobre la zona del cuerpo que se quiera fortalecer, éstos van conectados mediante cables al aparato que emite la frecuencia eléctrica. El músculo se contrae de forma involuntaria sin que el paciente deba realizar ningún tipo de esfuerzo: de aquí deriva el nombre de ‘gimnasia pasiva’ utilizando comúnmente para referirse a la electroestimulación. Primero se tonifica el músculo mediante una contracción muscular que se mantiene durante unos instantes y que reafirma la fibra muscular. A continuación, si existen tejidos adiposos, se aplica una corriente continua para reducir la retención de líquidos y mejorar la circulación. Finalmente, se interviene sobre el tejido más superficial para tonificar la epidermis y darle mayor elasticidad. A pesar de que normalmente estos tres procesos no se hacen al mismo tiempo, algunos aparatos pueden trabajar simultáneamente el tejido muscular y el tejido celular subcutáneo.
Las sesiones duran aproximadamente 45 minutos, y en ellas muchas veces se combinan ondas rusas, masajes drenantes con aplicación de cremas reductoras. Las sesiones deben realizarse dos a tres veces por semana.

¿Resultados visibles?
Transcurrido un mes de tratamiento, se observa una notable disminución de la retención de líquidos, una reducción del volumen de los depósitos grasos, una mejora en el aspecto de la piel con celulitis y mejor tono muscular.

¿Tiene contraindicaciones?
No todos los electroestimuladores son iguales, ni cumplen por igual su cometido. La importancia del tipo de onda, de su duración, de su amplitud y de su frecuencia es esencial a la hora de obtener resultados satisfactorios y garantizar la seguridad del paciente. Por eso, si bien los equipos no son muy caros (y hay muchas ofertas en perfumerías especializadas para comprarlos y usarlos en casa), es difícil colocarse los electrodos uno mismo, saber regular el tipo de frecuencia según lo que necesitemos mejorar y conocer con qué producto complementar el uso del aparato para que realmente sea efectivo. No pueden realizar este tratamiento personas con marcapasos, con tumores y metástasis; ni embarazadas en la zona del abdomen.
                                                               

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.