COMENTARIOS

¿Dejar de fumar engorda?

¿Dejar de fumar engorda? Para contrarrestar los efectos de dejar de fumar hay varios métodos.

Si estás pensando en dejar el cigarrillo pero no lo haces por temor a subir de peso, entonces esta información te interesa.

Según las publicaciones especializadas y la opinión de los expertos, dejar de fumar puede producir en algunas personas un aumento de peso de hasta 2.5 kilos. Sin embargo esa ganancia depende de varios factores entre los que se cuentan la edad y el género del fumador, y la cantidad de cigarrillos que éste consume al día.

En ese sentido, las mujeres menores de 55 años y fumadoras de por lo menos 12 cigarrillos diarios, son las más propensas a engordar a causa del llamado síndrome de abstinencia. Esta ‘patología’ favorece el aumento de peso porque el cuerpo reacciona a la ausencia de nicotina que venía acostumbrado a recibir. En consecuencia, los procesos de asimilación y de regulación del organismo se alteran haciéndolo más propenso a la acumulación de grasas. Además y como dato sorprendente, la ingesta de alimentos aumenta porque se disparan el sentido del olfato y del gusto.

En cuanto a los cambios de humor y a la irritabilidad que desarrollan algunas personas, los expertos aseguran que también son síntomas asociados al síndrome de abstinencia y que se presentan tan sólo horas después de haber tomado la decisión de dejar de fumar. Los especialistas afirman que esos estados pueden tardar hasta varios meses en desaparecer.

Las soluciones
Para contrarrestar los efectos de dejar de fumar hay varios métodos entre los que se destaca, sin lugar a dudas, una acertada combinación: buena alimentación y ejercicio. Poner en práctica esta ‘receta’ puede ayudar no sólo a evitar el aumento de peso, sino también a controlar la ansiedad y a desintoxicar el cuerpo.

Los productos homeopáticos y las esencias florales son otros buenos aliados para dejar de fumar. Algunos médicos recomiendan su consumo para controlar los cambios de ánimo, el mal humor y los estados de agitación.

Los beneficios
Si bien el aumento de peso es más evidente en las mujeres ex fumadoras que en los hombres, los beneficios también se notan más en el género femenino. Algunos de los cambios que se reflejarán y que podrás notar tanto a corto como a largo plazo son:

* El aspecto y la lozanía de tu piel mejorarán sustancialmente. Además dejar de consumir tabaco retrasará la aparición de arrugas, en especial en la zona de los labios.
* Tendrás menos probabilidades de padecer cáncer de pulmón y otras enfermedades cardiorrespiratorias.
*Mejorará tu calidad de vida al sentirte más activa y menos fatigada.
* Retrasarás la menopausia pues en la mujeres fumadoras esta etapa puede aparecer entre 2 y 4 años antes que en las que no consumen tabaco.
* En cuanto a la maternidad, las posibilidades de que quedes en embarazo aumentarán pues en una mujer fumadora la fertilidad se reduce hasta en un 20%.

Dos cifras reveladoras
* Los estudios aseguran que una de cada tres mujeres estériles son fumadoras activas y que ese hábito dura en ellas poco menos de 13 años.
* Los hijos de madres no fumadoras tienen pocos riesgos de nacer con bajo peso y hasta un 8% menos de ser prematuros.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.