COMENTARIOS

¿Hijos, esposos o familiares bipolares?

¿Hijos, esposos o familiares bipolares? ¿Hijos, esposos o familiares bipolares?

¿Crees que alguien de tu familia es bipolar? En que consiste esta enfermedad síntomas y causas.

Hasta hace unos años se le conocía como maniaco-depresión, un trastorno en los estados de ánimo caracterizado por periodos de depresión profunda, alternados con episodios de euforia desmedida debido a un desequilibrio químico en los neutrotrasmisores del cerebro.

Los médicos no se han puesto de acuerdo sobre un origen estricto para esta disfunción, pero todo parece indicar que hay un factor genético importante que hace que en una familia varias personas pueden desarrollarla.

Un mal silencioso
María Eugenia Quembra, terapeuta ocupacional del Hospital Militar de Bogotá, explica que uno de los aspectos más graves del trastorno afectivo bipolar tiene que ver con que es un trastorno subvalorado, que muchas veces se confunde con otros trastornos de atención y sólo cuando la enfermedad está muy avanzada se logra identificar como un trastorno bipolar.

En los niños, esta enfermedad tiene casi los mismos síntomas que en los adultos, fluctuando entre la depresión y la manía. La doctora Quembra, aclara que aunque es un enfermedad cuyo origen no está del todo preestablecido, se ha llegado a la conclusión de que si alguien en la familia ha tenido esta patología, la pueden heredar nuevas generaciones. Sin embargo, esa genética tiene una estrecha relación con otros aspectos.
 
“Un niño puede tener la herencia, pero si hay factores ambientales que lo protegen hay menos posibilidades de desarrollarla.” Si los factores ambientales en contra, como una familia disfuncional, un entorno de consumo de sustancias, problemas académicos, cambios permanentes, falta de adaptación, abusos, pérdida importantes estos pueden ser detonantes para que los niños la desencadenen.

Como dato importante, los estudios han señalado que cuando la enfermedad aparece en alguien que tenga la predisposición genética, aparece diez años antes que la generación que la tuvo inicialmente, es decir, si el papá la tuvo a los 20 años, es posible que el hijo la desarrolle a los 10 años.

Síntomas para tener en cuenta
Cuando predomina el estado de manía:
1.  Humor elevado expansivo o irritable
2. Disminución de la necesidad de dormir
3. Lenguaje acelerado
4. Delirios de grandeza
5. Implicación excesiva en actividades  placenteras pero arriesgadas.
6. Aumento de la actividad física y mental.
7. Baja capacidad de juicio.
8. En casos severos, alucinaciones.

Cuando predomina el estado depresivo:
1. Tristeza intensa generalizada y llanto.
2. Dormir mucho.
3. Agitación o irritabilidad.
4. Abandono de actividades que usualmente le gustaban.
5. Dificultad para concentrarse
6. Ideas suicidas
7. Baja energía
8. Cambios significativos en el apetito.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.