COMENTARIOS

¿Jeans hechos de botellas?

Revista FUCSIA

¿Jeans hechos de botellas? Imagen: G-star.com

La marca de ropa holandesa G-Star lidera una iniciativa que puede convertirse en una exitosa forma de retribuir el daño causado al medio ambiente: crear eco hilos de alto desempeño a partir de plástico reciclado de los océanos.

Los océanos contienen seis veces más plástico que vida marina. El uso indiscriminado de botellas, cajas, cubiertos y todo lo que el hombre ha inventado para un uso desechable es una de las problemáticas más graves que enfrenta el medio ambiente.

Como bien lo afirma Daniella Russo, co-fundadora y directora ejecutiva de una iniciativa que le está cambiando el panorama a los océanos, Plastic Pollution Coalition: “La solución a esta catástrofe va a llegar de la mano de empresarios y grandes marcas que vean el problema de manera diferente y logren visualizar una solución”.



Conscientes de esta necesidad inmediata de actuar en beneficio de los océanos, G-Star, Bionic Yarn, y Parley for the Oceans crearon la colección Raw for the Oceans. Se trata de prendas de dénim elaboradas a partir de plástico reciclado del océano. Una iniciativa que no solo es sostenible sino atractiva, pues cuenta con la curaduría de un artista que se comprometió con la causa, dándole toda la visibilidad que necesita este tipo de proyectos: Pharrel Williams. El estadounidense es además co-fundador y director creativo de Bionic Yarn, el eco hilo de alto-desempeño con el que se elaboraron las prendas.



Los protagonistas de la colección son las chaquetas de dénim lavadas, los jeans desgastados, todos con acabados que replican el paso de los años sobre estas prendas. También hay camisetas, sacos, shorts, gorras y enterizos atravesados por el animal insignia de la marca: Otto el pulpo, que le recuerda al consumidor la procedencia de su ropa.

El proceso de elaboración detrás de la colección deja ver un trabajo tecnológico que solo marcas poderosas como G-Star pueden tener a su alcance. Primero, se hizo la recolección de los desechos, a cargo de The Vortex Project, que a través de sus asociados recogió el material en Indonesia, Haití, Australia y Hawái. Después llegó la conversión del plástico en hilos ecológicos a cargo de Bionic Yarn.



El plástico debe lavarse, convertirse luego en fibras de las que sale un cordón de hilos envuelto en algodón (para convertirse en dénim) y después confeccionarse. Esta colección contiene 10 toneladas de PET lo que significa 700.000 botellas, aproximadamente. Un precedente que debería convertirse en inspiración para la industria de la moda.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.