COMENTARIOS

De medias peludas y ropa antiviolación

Fucsia.co

De medias peludas y ropa antiviolación Medias peludas para prevenir una violación. Foto: Twitter de SinaWeibo

A pesar de que en las últimas décadas las mujeres hemos encontrado una voz de defensa en movimientos sociales y políticos, también hemos tenido que acudir hasta a las más ridículas armaduras para no ser vulneradas.

Hay muy pocas mujeres que no han sufrido en algún momento de su vida cualquier tipo de vulneración sicológica por parte del sexo opuesto; sea un obrero gritando obscenidades desde un andamio, hasta un pervertido que se acerca y hace de las suyas en el transporte público; a todas nos ha pasado.

Desde pequeñas se nos advierte acerca del “peligro” que nuestro cuerpo implica para nosotras mismas, y para los que nos rodean. Pareciera que la anatomía femenina fuera el catalizador para actos, que a pesar de ser moralmente irreprochables, después de décadas de lucha sobre los derechos y la protección a la mujer parecen no parar.

Hace casi un año una joven fue violada por un grupo de más de 20 hombres a la salida de un bar en India, el hecho solo salió a la luz gracias al video que un periodista reveló horas después. Cuando los medios acudieron a la Comisión Nacional de la Mujer (NCW) en busca de respuestas -y algo de consuelo-  la única respuesta que encontraron fue “Las mujeres deberían tener más cuidado en cómo se visten”. 

Es irónico que la misma sociedad que impone estándares de belleza, y castiga a los que no se adaptan a ellos, sea la que recalca permanentemente que las culpables son las mujeres, incluso señalándonos de “provocadoras”.  Parece ser que los vestido que dejen ver algo de hombro o pierna, deben ser prohibidos para la venta… evidentemente son un aviso que grita “Abusa de mí, por favor”.

En vista de que estos pensamientos retrógrados y acciones legales precarias no cambiarán en un futuro cercano, las mujeres hemos recurrido a otro tipo de protección: la moda. Ya no estamos hablando de gas pimienta camuflado en empaques de pintalabios, ni collares que también funcionan como pequeñas navajas… algunos de estos nuevos inventos son realmente bizarros.

En el 2004 dos estudiantes del National Institute of Fashion Technology en India crearon una chaqueta que descarga 110 voltios de electricidad cuando identifica contacto no deseado, ya está disponible en varios materiales, pero sigue esperando ser patentada. En el 2005 dos jóvenes suecas crearon el “Cinturón anti-violación”, con un diseño basado en los cinturones de castidad que se usaban en la época medieval, pero que se cierra y abre por dentro.

Inspirándose en la ideología ninja del camuflaje, la diseñadora japonesa Aya Tsukioka creó una falda que se puede modificar para simular una máquina expendedora de gaseosas. Y por último, la más reciente iniciativa fue lanzada en el mercado chino, se trata de unas pantimedias que simulan las piernas peludas de un hombre, su objetivo: espantar a los posibles violadores y pervertidos en la época de verano, eliminando cualquier trazo de sensualidad y feminidad de quien las use.

Ciertamente la mayoría de mujeres nunca recurriríamos este tipo de prendas, incluso pensaríamos que rayan en el borde de lo ridículo; pero ante la posibilidad de ser víctima de una violación y saber que, a pesar que estamos en el siglo 21, la realidad sobre la protección y justicia ante los derechos de la mujer es precaria -casi inexistente- el panorama de disfrazarnos de dispensador en la mitad de un callejón oscuro, o usar un aparato medieval en los pantalones, ya no parece tan absurdo.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.