Lina Aristizábal, columnista invitada Fucsia

No sé si quería ser mamá

Por Lina Aristizábal

22/4/2022

Primera entrega de la columna “Sentirse sana” de nuestra columnista invitada Lina Aristizábal, politóloga, periodista, profesora de yoga y una madre real.
--------------------------

No tenía ninguna posición frente a la maternidad porque era algo que veía “muy lejos”, hasta que un día, estando de vacaciones con mi familia en Santa Marta, empezamos a imaginarme con barriga y a ver un bebé al que le decíamos “ebebé”.

Empecé a verme maternando. Fue tanto el poder de atracción que el 31 de diciembre mi hermana me dio el ‘feliz año’ acariciándome la barriga. Solo fue llegar de Santa Marta y quedar embarazada. Cuando lo confirmé, pasé por todos los sentimientos, pero me quedé en el miedo. Sentí terror de no ser capaz de ser madre, de no saber quererle, de que mi familia lo rechazara o que mi papá no lo quisiera.

Todos los miedos y heridas de abandono y de rechazo salieron a la luz. Tuve depresión posparto. Pensé que la había cagado. Me di el palo inimaginable pensando que era una mala madre y que no sabía amar. Me arrepentí de ser madre. Qué triste. Han pasado dos años desde que supe que sería mamá de Benjamín.

Ahora soy mamá de Benjamín y de Antonio (que significa valiente). Hoy sé algunas cosas que no sabía en ese momento. Sé, por ejemplo, que Benjamín es el amor romántico que soñé: me regala flores (reales, de juguete o de plástico), me consiente el pelo, me sonríe, me coquetea, me da besos y abrazos a cada rato, y me mira con un amor que nunca nadie me ha mirado.

También sé que Antonio, que me llenó de su valentía para tener un parto en casa, es la calma que tanto quería. Hoy me siento cómoda en mi maternidad y para las que ven clase de yoga conmigo, saben que encontrar ese lugar cómodo es lo más importante para empezar a moverse. Y aquí estoy, encontrando el camino que más se ajuste a mí, día a día, un paso a la vez.

A esa Lina en depresión posparto le digo hoy: Benjamín y Antonio son la calma y el amor que pediste. Eres una buena madre, aunque no seas la madre del manual, que tampoco te interesa ser. Suelta eso. Estás aprendiendo, cambiando y escribiendo tu propio libreto. Tu forma de maternar, tan tuya como de nadie más, es perfecta para tus hijos, por eso te hicieron su madre.

#MaternidadReal

Sobre mí

Soy Lina Aristizábal. El cartón que me dieron dice que soy politóloga y periodista. En mi corazón soy una madre, yogui y aprendiz de ceramista. Escogí hacer yoga como un camino de sanación y encuentro. Doy clases de yoga para todo tipo de personas, hago sesiones de reiki, doy clases de cerámica y en mis pocos tiempos libres hago platos de cerámica con amor.

Soy una mamá real que siempre te dirá las cosas como son, desde el amor. Soy una persona que diariamente se reta a sí misma para demostrarse que se puede vivir en unión con nuestra esencia divina. ✨En YOGA✨

MaternidadmadresOpiniónColumna de opinión