COMENTARIOS

El misterio del agua

El misterio del agua Thinkstock

En Avène, Francia, brota una fuente que por años ha ayudado a curar los síntomas de las pieles más sensibles. ¿Cuál es el secreto?

Todo el mundo sabe que el agua es buena para la salud pero lo que muchos desconocen es que hay cierto tipo de agua que al contacto directo con la piel, la beneficia. Es el agua de Avène, que corre subterránea por los Pirineos bajos del sur de Francia y que desde hace más de un siglo tiene fama de tener una composición natural mineral que favorece la cicatrización y  los procesos anti inflamatorios.

Según la leyenda, estas propiedades se descubrieron en 1736 gracias a un caballo que estaba afectado con un problema en su piel y que con los baños diarios en esta fuente se curó milagrosamente. Desde entonces, el agua del lugar cobró fama por ser ideal para tratar la piel de las personas, al punto que se estableció una estación termal que acogía a miles de turistas y pacientes al año. Su fama llegó a ser conocida en todo el mundo y en 1871 fue exportada a Chicago para tratar a los quemados víctimas del gran incendio que afectó a esa ciudad.

En 1975 los laboratorios Pierre Fabre adquirieron la fuente de agua y la estación,  y le dieron un enfoque dermatológico al centro. En este lugar se hace investigación y se diseñan terapias para tratar condiciones de la piel como la dermatitis atópica, todas las formas de eczemas, la psoriasis y las cicatrices y secuelas de quemaduras. Gracias a este enfoque nació lo que se conoce como termalismo científico, pues la hidroterapia que allí se ofrece está fundamentada en estudios científicos que prueban su eficacia y cuenta con la supervisión de dermatólogos.

En 2007 se registraron cerca de 2300 pacientes y esa cifra se supera cada año. La mayoría son niños con dermatitis severas que encuentra allí un alivio pues el agua logra disminuir sus síntomas en un 48 por ciento, según los estudios. En el caso de la psoriasis, la mejora es de 52 por ciento. Pero también se ven pacientes adultos con otros problemas dermatológicos.

En la estación también  hay laboratorios de investigación para determinar cuál es el misterio del agua. Gracias a los estudios se ha podido establecer que el agua de Avène tiene una fórmula natural única en la que lo más importante es la relación entre calcio y magnesio, que es óptima. Así mismo, la mineralización del agua, es decir, el contenido de minerales, es muy débil lo que le da una ligereza.

“Por esto el depósito cristalino en la piel es mínimo”, dice Martine Butalt, vocera de la compañía. Curiosamente, se ha tratado de ‘fabricar’ esta agua en el laboratorio pero el resultado no ha sido positivo ya que al reproducir la ‘receta’ no se obtienen las mismas propiedades. “Se cree que existen elementos adicionales aún desconocidos que aportan al beneficio pero no sabemos aún cuáles son”, señala Butalt. Las investigaciones también han comprobado que el agua tiene propiedades demostradas, como su acción en los linfocitos T, células esenciales de la inflamación, así como en la inhibición de la liberación de sustancias inflamatorias como la histamina. Así mismo se ha visto que favorece la cicatrización y protege de bacterias.
                                                               

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.