COMENTARIOS

Comidas "saludables" que los nutricionistas no recomiendan

Fucsia.co

Comidas "saludables" que los nutricionistas no recomiendan Alimentación saludable. Foto vía Getty.

Algunas de sus elecciones pueden sorprenderte...

Todas rompemos la dieta, incluso las nutricionistas. Aún así, existen algunas comidas que simplemente evitamos, tachamos y pasamos a la lista negra, una lista que cada día parece hacerse más y más larga. Pero según los nutricionistas, no todos los alimentos que consideramos “sanos” son realmente eso, sanos.

Col rizada cruda

Bien podrá haber sido considerado el superalimento en el pasado, colándose en todas partes desde ensaladas hasta jugos, pero según los expertos la col rizada y otras verduras crucíferas (la familia que incluye brócoli, coles de Bruselas, repollo y coliflor) no deben ser consumidas crudas regularmente. Teniendo en cuenta que son principalmente añadidas en puñados a batidos o jugos, estos vegetales se clasifican como bociógenos (sustancias que pueden afectar la función de la tiroides) y como una tiroides poco activa puede significar un aumento de peso, la col rizada en realidad podría estar contribuyendo a ganar unos kilitos extra más que ayudarte a mantener la línea.

Tomates en lata

Según los expertos, la mayor preocupación se debe al alto nivel de acidez natural de tomate que podría llegar a corroer el metal de la lata, lo que aumenta el posible riesgo de intoxicación por metales. Y aunque algunas latas están forradas de plástico (para evitar el contacto directo del tomate con la lata), en algunos casos puede ser hasta peor. El plástico que forra la lata por dentro podría llegar a filtrarse en los tomates, interfiriendo así con el sistema endocrino.

Por eso, si te es imposible conseguir tomates frescos, los nutricionistas sugieren usar salsa ya preparada o pasta de tomate, ya que generalmente se vende en botellas de vidrio, que no conllevan a ninguno de los riesgos mencionados.

Palomitas de maíz

Aunque para la mayoría las palomitas de maíz son un snack ideal, saludable y bajo en grasa, la versión para microondas debe evitarse. Según los expertos, estas vienen forradas en bolsas con compuestos perfluorados tóxicos (PFC), un gran grupo de productos químicos, que incluye el ácido perfluorooctanoico (PFOA), el cual se ha relacionado con el cáncer anteriormente. Aunque el grupo de compuestos PFC se ha usado durante más de sesenta años en sartenes antiadherentes y envases de alimentos, una reciente investigación en Dinamarca intenta demostrar que son cancerígenos para los humanos, pueden causar problemas cardiovasculares y afectar la tiroides (hasta el punto en que la Unión Europea está considerando prohibirlos).

Por eso sugieren preparar tus propias palomitas con granos de maíz orgánico, aceite de coco, mantequilla y un poquito de sal.

Alimentos sin gluten

Aunque el sello gluten free es la última obsesión foodie, por lo general los nutricionistas no los recomiendan. Aunque es cierto que algunos pocos son incapaces de digerir el gluten, según estos, el trigo moderno es el real y principal problema (más que el gluten de por sí), mientras que el kamut, o la forma antigua del trigo, no conlleva problemas digestivos. Incluso se realizó un estudio en el que se comprobó que las personas que sufren del síndrome del intestino irritable mejoraron con el kamut, pero empeoraron al comer trigo moderno. Conclusión: el gluten no es el enemigo, sino cómo hemos cambiado la composición del trigo en la actualidad.

Leche de soya

La novedosa leche que acompaña el café de muchos, realmente no es tan saludable como promete ser. No solo suele ser altamente procesada para llegar a nosotras en forma de leche, sino que la soya contiene tripsina, una enzima que puede inhibir la digestión de proteínas y la función pancreática. Además, la leche de soya contiene ácido fítico, que puede inhibir la absorción de minerales claves como el zinc, el hierro, el calcio y el magnesio.

Arroz integral

Aunque para muchos colombianos nos duela, lo cierto es que existen riesgos para la salud asociados con el arroz y los productos de arroz, especialmente para aquellos que regularmente comen una gran cantidad, (cries in spanish). ¿El motivo? Aunque se encuentra en bajos niveles en muchos cultivos, en el del arroz, orgánico e inorgánico, se encuentra de diez a veinte veces más arsénico que en otros cultivos de cereales. Además, como se cultiva en condiciones de inundación, se permite una absorción más fácil del arsénico en el arroz, aseguran los expertos.

Así que aunque solemos pensar que el arroz integral es mejor que el arroz blanco tradicional, lo cierto es que contiene más arsénico que el blanco debido a la cáscara, como también los pasteles de arroz y las galletas pueden contener niveles más altos que el arroz cocido. La leche de arroz tampoco es una buena opción, pues los niveles de arsénico superan con creces los permitidos en el agua potable.

Procura lavar bien el arroz antes de cocinarlo y usar mucha agua durante la cocción, y opta por el arroz Basmati pues es el que reporta menos niveles de arsénico, aseguran algunos nutricionistas.

Queso pasteurizado

Algunos nutricionistas aseguran que solo deberíamos comer queso sin pasteurizar por sus increíbles beneficios probióticos que se pueden encontrar en una sola rebanada. Por lo contrario las versiones pasteurizadas son tratadas térmicamente, lo que significa que no obtienes los beneficios microbianos naturales que son tan importantes para la salud del intestino. Así, aseguran, obtienes los probióticos necesarios para el buen funcionamiento de tu organismo.

Conoce más acerca de los probióticos y los prebióticos, que no, no son lo mismo.

Aceite vegetal

Todas hemos oído hablar de las grasas trans, de las saturadas, pero rara vez hablamos de los ácidos grasos. Los aceites vegetales como el aceite de girasol, soya, canola, etcétera., están repletos de ácidos grasos omega 6 y aunque es cierto que estos son importantes para nuestra salud en pequeñas cantidades, de ser superada pueden convertirse en sustancias dañinas, que con el tiempo pueden causar enfermedades cardiovasculares y otras afecciones degenerativas.

Opta en cambio por el aceite de oliva y la mantequilla. Olvídate de todo lo que te han dicho sobre calentar el aceite de oliva, pues es perfectamente estable al tipo de temperaturas alcanzadas durante una cocción normal.

Productos descafeinados

Según los expertos, durante el proceso de "descafeinización" se usan solventes químicos (cloruro de metileno y acetato de etilo) y aunque ambos se consideran seguros como agentes de procesamiento de alimentos en forma líquida, en estado vaporoso y en contacto con la piel son altamente tóxicos, además de que aún no conocemos a ciencia cierta el efecto del uso a largo plazo. Entonces, ¿por qué correr el riesgo?

Si sufres de alguna afección que aconseje la restricción de cafeína (embarazo, hipertensión, insomnio), se aconseja reemplazar por infusiones de hierbas aromáticas.

Definitivamente una vez más comprobamos que nada en exceso es bueno. Tal vez debamos optar por cambiar a una de las distintas filosofías del mundo para ser feliz. 

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.