COMENTARIOS

BBC Mundo

¿Realmente los calvos son más viriles?

Fucsia.co

¿Realmente los calvos son más viriles? Foto: Pantherstock

Bruce Willis, André Agassi y Michael Jordan. Tres hombres fuertes y varoniles, admirados por muchas mujeres. Pero tienen algo más en común: son calvos.

A menudo se dice que los calvos son más viriles. La teoría popular es que tienen niveles más altos de la hormona testosterona, lo que los hace más masculinos y aumenta su potencia sexual, pero también hace que se les caiga el pelo antes que al promedio de los miembros de su género. La verdad, sin embargo, es un poco más compleja.

Es cierto que la pérdida del cabello depende de la testosterona.
En 1960, un doctor de la universidad Yale llamado James B. Hamilton estudió a 21 chicos a los que habían castrado. En ese entonces, era una práctica que se aplicaba a veces cuando los niños eran diagnosticados con problemas de conducta o mentales.

Hamilton les hizo seguimiento, a algunos de ellos hasta los 18 años, y no encontró signos de que estuvieran desarrollando el patrón masculino de la calvicie a medida que crecían.
Por otro lado, los hombres de la misma edad que estaban intactos, y por ende produciendo testosterona, ya tenían entradas.

Vinculado pero no responsable

Hamilton no fue el primero en descubrir el vínculo entre la testosterona y la calvicie; tanto Hipócrates como Aristóteles habían observado lo mismo siglos antes.
El hallazgo de Hamilton parecía indicar que altos niveles de testosterona pueden resultar en calvicie, pero el hecho es que el nivel es irrelevante, mientras haya alguna cantidad de la hormona presente.
Castrados, con casi nada de testosterona, quizás retengan su pelo, pero hombres con niveles bajos de testosterona pueden perderlo.
Eso es porque no es la cantidad de la hormona circulando en el torrente sanguíneo lo que dicta la calvicie: es la genética.


Se piensa que varios genes están involucrados, con el resultado de que los folículos pilosos se vuelven particularmente sensibles a diminutas cantidades de testosterona.
Aún no se entiende completamente el proceso, pero involucra a una enzima que convierte a la testosterona en una sustancia llamada dihidrotestosterona, que causa que los folículos pilosos de algunas personas se encojan, posiblemente interrumpiendo el suministro de sangre y nutrientes.

A medida que el folículo se encoje, el ciclo de crecimiento se acorta y los nuevos pelos se van volviendo más y más delgados hasta que sólo quedan vellos en el cuero cabelludo.
Eventualmente, el folículo se vuelve inactivo y no se produce más cabello.
Los calvos son genéticamente más predispuestos a ser más sensibles a la dihidrotestosterona.
A los folículos de la barbilla no los afecta ninguna hormona, por ello la barba sigue creciendo.

Esperanza
Algunos de los que no pierden su cabello tienen bajos niveles de la enzima que cambia a la testosterona así que recientemente se ha estado buscando la manera de bloquear esa enzima en otros.
Un tratamiento llamado finasterida funciona sobre la base de este principio, pero es costoso y requiere de uso continuo o el pelo se vuelve a caer.
Entre tanto, los científicos siguen tratando de entender el mecanismo que hace que el cabello deje de crecer.
En 2012, un equipo de investigadores examinó secciones de cuero cabelludo con y sin pelo y halló que había células madre todavía presentes en los folículos de ambas áreas, pero que en la parte calva no estaban progresando a la siguiente fase, en la que normalmente se desarrollarían en las llamadas células progenitoras.

El estudio abre la esperanza de que algún día pueda crecer pelo en las partes calvas de la cabeza, si los científicos encuentran la manera de bloquear lo que sea que lo esté impidiendo el crecimiento o de dispararlo. Y hay investigadores en este momento investigando proteínas particulares que podrían proveer tal disparador.

La calvicie parece más envuelta en mitos que muchas otras condiciones, posiblemente porque su distribución parece ser tan arbitraria que buscamos explicaciones.
Si usted ha perdido el pelo, lo siento pero no puede pretender ser más viril. Pero puede culpar a sus padres. Ellos le pasaron los genes, después de todo.





Descargo de responsabilidad
Todo el contenido de esta columna es para dar información general solamente, y no debe ser entendido como un sustituto del consejo médico de tu doctor o cualquier otro profesional de la salud. Los medios no se hacen responsables de ningún diagnóstico realizado por un usuario basándose en el contenido de este sitio. Los medios no se hacen  responsables por el contenido de sitios internet externos citados, ni respalda ningún producto comercial o de servicios mencionados o asesoramiento en cualquiera de los sitios. Siempre consulta a tu médico de cabecera si estás preocupada por tu salud.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.