COMENTARIOS

De “K” a “J” beauty: ¡adiós Corea! Ahora es la rutina de las japonesas la que conquista nuestra piel

Fucsia.co

De “K” a “J” beauty: ¡adiós Corea! Ahora es la rutina de las japonesas la que conquista nuestra piel Rutina de belleza de las japonesas. (Foto vía Getty)

La cosmética coreana es divertida y muy instagrameable, pero la japonesa se postula ahora como la mejor para tener la piel perfecta. Descubre sus diferencias.

Aceptemoslo, la “K beauty” o belleza coreana entró a nuestras vidas y le dio un giro de trescientos sesenta grados a nuestra rutina de skincare, conquistando nuestro corazón con cada uno de sus diez pasos. Pero al parecer, ahora otro dragón asiático amenaza con destronarlos en este “juego de tronos” beauty.

Se trata de la “J beauty”, y sí, es todo lo que tiene que ver con productos y rutinas japonesas. Al parecer el objetivo principal de esta tendencia de belleza que viaja desde el otro extremo del mundo es el de prevenir, pero sigue leyendo para descubrir las diferencias entre la “J-Beauty” y la “K-Beauty” para que decidas si eres del “team J” o del “team K”.

1. Mientras la belleza coreana busca resultados a corto plazo, la japonesa cree firmemente en los procesos que llevan más tiempo. Su apuesta es por productos de alta calidad que consigan que la piel refleje con el tiempo todo lo que se le ha invertido.

2. En cuanto a sus fórmulas, ambos confían en ingredientes tradicionales, sin embargo, los productos japoneses incluyen en la mayoría de sus productos ingredientes innovadores reflejo de un país pionero en lo más alto de la tecnología.

3. Algo que sin duda nos encanta es que las japonesas buscan ser minimalistas en todos sentidos. Por lo cual suena lógico que su rutina se reduzca a muy pocos pasos, algo totalmente opuesto a las rutinas infinitas de las rutinas coreanas. El secreto está en la forma en la que aplican los productos, pueden utilizar diferentes herramientas o incluso hacer masaje especiales.

¿Cuáles serán las las tendencias de belleza japonesas que se impondrán este año? Aquí destacamos algunas de ellas:

Mini cuchillas para la cara
"Kao sori” (japonés para afeitarse la cara) es una costumbre popular de cuidado de la piel en Japón. Para hacerlo las mujeres toman diminutas navajas de afeitar y se quitan los pelitos de la cara, y no nos referimos a la barba, sino a esa pelusita para obtener una piel suave como la seda, que además maximiza la penetración de los productos. Aunque en Tokio hay salones dedicados al “kao sori”, también puedes hacerlo en tu casa. Solo asegúrate de preparar tu piel con una crema o aceite para mantener tu cara hidratada y protegida.


Máscara de ojos con calor
Esta maravilla de las farmacias japonesas trata suavemente el área de los ojos y alivia el estrés. Ponte la máscara sobre los ojos y disfruta del vapor. La máscara permanece caliente por hasta diez minutos, después de lo cual debes sentirte sumamente relajada.

Pestañas inferiores falsas
Para las japonesas, el resultado final de un buen maquillaje debe reflejar una imagen dulce e inocente, por lo que unas pestañas largas son clave. En el occidente estamos acostumbradas a ver pestañas postizas en la parte superior del párpado, pero en Japón es común usarlas debajo de la línea de las pestañas inferiores, consiguiendo así un look de “muñeca”.

Rubor de "resaca"
"Yo no shiita shiiku" significa rubor bajo los ojos, y está bajo la tendencia de "maquillaje de resaca" que entra y sale de moda en Harajuku. La técnica simplemente consiste en aplicar rubor debajo de los ojos para que dar una apariencia soñolienta y enrojecida. Lo que es igualmente popular es “namida-bukuro”, que significa "bolsa de lágrimas". Esta es una tendencia japonesa por excelencia y consiste en aplicar una sombra de color rosa pálido justo debajo de la parte inferior del ojo para crear la ilusión de ojos hinchados, según las japonesas para una mayor dimensión y un look más tierno.

Máscara elástica
Esta máscara de dos piezas se extiende por toda la cara para levantar e hidratar la piel. Crea un efecto similar a las "máscaras de sauna" - que son muy populares en Japón pero desconocidas para el ojo occidental - eficaces para suavizar la piel y prepararla para sueros y otros tratamientos del cuidado de la piel. Y aunque esta máscara es muy similar a las mascarillas a las que estamos acostumbradas, su material elástico produce resultados de levantamiento y tonificación.

Labios degradé
Esta es tal vez la tendencia que más rápido ha conquistado el occidente y son los labios ombré. Apuntandole a un estilo de labios "mordidos", requiere que apliques un brillo rosa o rojo en el centro de tus labios y difuminar los bordes con polvo o corrector.

Peeling para los pies
Cuando este producto llegó al mercado hace un par de años, la comunidad de belleza por poco colapsa pues este exfoliante de pies japonés es revolucionario, completamente natural, y hará que tus pies sean suaves como los de un bebé.

*Bonus: Leggings que contornean las piernas
Aunque esta maravilla japonesa no es particularmente para el cuidado de la piel, estas medias de compresión se ajustan a tus piernas para hacerlas ver más delgadas y tonificadas, estimulan la circulación y disminuyen la hinchazón para que se vean mejor. Sí, ya entiendes porque las teníamos que mencionar. ¿¡Donde han estado toda nuestra vida¡?

Conclusión: las coreanas buscan resultados inmediatos con productos divertidos, mientras la prevención y el minimalismo es el leitmotiv de las japonesas. Eso sí, las dos consiguen la perfección. La pregunta es ¿cuál prefieres tú?

Sigue leyendo:

-7 Beauty tools que todas deberíamos tener

-9 Formas de incluir el carbón activado en tu rutina de belleza

-5 Cosas que debes saber acerca de los aceites faciales

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.