COMENTARIOS

10 señales de que deberías acudir a un sexólogo

Fucsia.co

 10 señales de que deberías acudir a un sexólogo

¿Deberías empezar a pensar en poner al sexólogo en tu agenda? Aquí te lo aclaramos.

La figura del sexólogo hoy en día nos recuerda a la del psicólogo hace muchos años- a la gente le costaba entender que necesitaba acudir donde uno y peor aún se avergonzaban de hacerlo.

Consultar o requerir del servicio de un sexólogo continua siendo un tabú, haciendo sentir a los hombres menos machos y a las mujeres improbables bombas sexuales. Pero lo cierto es que el sexo no es instintivo, y todas (y todos) requerimos de educación sexual más allá de la que recibimos en el colegio donde aprendemos a ponerle un condón a un banano, si tenemos suerte.

Por lo contrario, esta rama de la psicología ofrece orientación hacia el placer, la comunicación de pareja y el (correcto) cultivo de la delicada y exótica flor del deseo. Ahí mismo yace la importancia de acudir a un sexólogo, quien contrario a los médicos de cabecera, sí se interesa en tu vida sexual y su relación directa y proporcional con tu estado de salud.

Sin embargo las pocas consultas que estos especialistas suelen recibir tienden a estar relacionados únicamente con problemas sexuales y “tarda una media de seis meses (si es una mujer) y cinco años (si es un hombre) en caso que tengan pareja” (si están solteros ellos tardan menos que nosotras) en acudir a una consulta.

Curiosamente, las consultas se han disparado, pues para las parejas se ha convertido más viable (y seguramente tendrá algo que ver con las finanzas compartidas) consultar un sexólogo que divorciarse. Y es precisamente esta vertiente de consultor, de terapia de pareja, una de las muchas funciones de este profesional ¡pero no la única!

Solemos relacionarla directamente con la psicología pero no es del todo cierto, ya que aunque muchos problemas físicos deriven de inestabilidades psicológicas, también puede suceder al contrario. La sexologia es la ciencia que estudia todo lo relacionado con la sexualidad humana.

Así que quienes estén descifrando su orientación sexual, quienes busquen consejos, quienes sufren de falta de deseo, quienes tienen trastornos de orgasmos o erección, adicciones, las víctimas de abuso, y hasta transexuales están entre los pacientes potenciales.

Aún así, lo cierto es que el apartado de "Problemas en la relación" tiende a ser el más común denominador entre quienes acuden a un sexólogo. Y aunque en estos casos los “síntomas” pueden ser completamente evidentes, el mecanismo general de actuación, cuando hay un problema sexual, tiende a ser buscar consejos entre amigos, internet o simplemente suprimirlos. La media de espera para acudir a un profesional es de cinco a seis años, hasta que cuando quieren tener hijos levantan el teléfono y piden una cita.

Pero como creemos que todas debemos preocuparnos más por nuestro placer, hacerle caso y darle el mismo valor de importancia que tiene nuestra salud, hemos recopilado las 10 señales que te indican si debes ver un sexólogo.

1. Pérdida repentina de libido

En estos casos es importante identificar si realmente has perdido la libido o simplemente no estás de ánimo. En el momento en que identifiques estar completamente desinteresado en el sexo, ya sea con tu pareja estable o casual, puede ser un indicativo de cuestiones importantes.

¿Por qué ya no tienes ganas de sexo?

2. Se te dificulta conseguir un orgasmo

En principio no es que sea fácil para todas, y si para ti no lo es no necesariamente sea un problema, pero si de repente comienza a serlo es mejor que acudas a un profesional. Existen muchos métodos para ayudarte a conseguir el clímax (intenta incluir un vibrador durante el sexo) pero si a pesar de que lo intentes puede que esté en tu mente y no en tu cuerpo- agenda una cita con carácter urgente, te estás privando de una vida sexual plena.

3. Tu y tu pareja se encuentran en un callejón sin salida

Está claro que los problemas sexuales no necesariamente deben residir en ti, pueden ser algo dentro de tu relación. El sexo es algo que se comparte (aunque no siempre) y si hay un desequilibrio en la relación puede que afecte su vida sexual. Si quieres salvar tu relación busca un sexólogo centrado en temas de pareja.

4. Te sientes presionada por alcanzar/dar un orgasmo

Los orgasmos suelen ser el objetivo del sexo, pero para muchas se vuelve una obligación hasta el punto en que sienten la necesidad de falsear. Lo mismo sucede con sentirse obligada a proporcionarlo a tu pareja, es una actitud muy común que puede afectar tu relación.

5. Sexo en exceso

Contrario a la pérdida de la libido, puede que te la pases todo el día pensando y deseando tener sexo. Y si lo disfrutas plenamente ¿qué tiene de malo querer tenerlo siempre? Pues que como todo, en exceso es malo. Te darás cuenta que si realmente eres una adicta te costará concentrarte en algo más que sexo y se convertirá en una preocupación excesiva. Busca ayuda- ¡de un profesional!- no de tu vecino, amigo, conocido del bar, ni de tu ex, etc.

6. Tienes dudas o preguntas acerca de tu sexualidad

La sexualidad no es algo blanco o negro y muchas personas pueden tener dificultades entendiendo exactamente dónde encajan en la escala de etiquetas. Estas dudas son completamente válidas sin importar la edad, género o de tus relaciones pasadas. Además pueden haberte surgido repentinamente o pueden ser las culpables de un constante martilleo en tu cabeza. Y aunque por supuesto que puedes llegar a resolver esas preguntas sin ayuda, hablar con un profesional puede ser de gran ayuda- sobretodo si estás pasando por un momento difícil.

7. El sexo para ti se ha convertido en algo diferente

¿Por qué tenemos relaciones sexuales? Existe una amplia gama de razones por las que estamos interesados en escabullirnos a nuestras habitaciones desde sentirse más cerca a tu pareja, porque lo disfrutas, o obviamente para cumplir el propósito de tener hijos. Sin embargo el sexo también se puede utilizar para herir a alguien o por motivos egoístas. Así que si eres víctima de esto o si eres tú misma quien lo está haciendo es sumamente importante resolver el problema.

8. Has sufrido un trauma sexual

Los traumas sexuales pueden afectar nuestras vidas profundamente y el daño puede no hacerse evidente inmediatamente sino incluso años después. Esta es una de las áreas en las que los sexólogos están más capacitados para entender y tratar así que con ellos te sentirás segura y notarás el efecto positivo que puede tener en tu vida sexual y personal.

Descubre por qué las victimas de abuso sexual esperan tanto tiempo para denunciar. 

9. Tienes más sexo contigo misma que con otros

Todas lo hacemos y es normal- ¡hasta sano! Sin embargo si notas que disfrutas más haciéndolo sola que con una otra pareja puede ser un indicativo de otros problemas sexuales, o de una adicción al sexo- sea cual sea es importante que acudas donde un profesional.

10. Estar bien por dentro y por fuera

Muchos problemas sexuales son causados por tu misma biología. Un desequilibrio hormonal por ejemplo puede poner en riesgo tu salud sexual así que no descuides las citas donde tu médico de cabecera tampoco, pero esta vez pídele que te examine según tus necesidades. La clave está en ser proactiva, identificar los síntomas para descubrir la causa y puede que al final tu problema sexual no sea causado mentalmente sino por alguna razón física.

En definitiva “si la gente se diera cuenta de que la sexualidad es un aprendizaje, acabarían con muchos problemas” aseguran los expertos. No debemos esperar demasiado para pedir una cita ni creer que el sexo debe ser como es en las películas porno.

No te conformes con una sexualidad limitada, continúa leyendo más en nuestra sección de SEXO.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.